Yoga para perros

2 abril, 2018

En Estados Unidos, Asia y Europa cada vez son más las personas que deciden sumarse a iniciativas sanas como es el Yoga, por ejemplo, una actividad relajante y positiva. Tanto es así que los beneficios de esta actividad se trasladan por los propietarios a sus mascotas. Conocido como Doga, el yoga para perros

 

 

 

 

El Yoga para perros surge cuando Suzi Teitleman, profesora de Yoga, observa a sus mascotas imitándola durante sus ejercicios diarios. Descubrió que ellos se beneficiaban tanto como ella.

 

 

 

¿Qué es el Yoga para perros?

El Yoga para perros o Doga consiste en practicar una sesión de Yoga adaptada a la compañía de la mascota interactuando con ella. Al practicar Yoga para perros no debemos limitar nuestras respiraciones, equilibrios ni tampoco debemos variar el ritmo de ejercicio.

 

 

 

Cuando hablamos de Doga, nos referimos a una experiencia distinta para cada practicante ya que no todos los perros se implicarán al mismo nivel ni podrán adaptarse de la misma manera.

 

 

Practicar sesiones de yoga para perros es beneficioso para ti y para tu mascota ya que fomenta la relajación, el bienestar y el contacto físico. Es una práctica muy recomendable puesto que disminuye ciertos síntomas:

  • hipersensibilidad
  • depresión
  • ansiedad
  • estrés
  • fobias
  • hiperactividad

 

 

 

¿Qué se necesita para empezar a practicar Yoga con un perro?

No necesitas mucho para empezar a practicar Yoga para perros o Doga, lo imprescindible es que estés junto a tu mascota.

 

 

Cómo iniciar una sesión de Doga

Debemos procurar que la primera impresión del perro sea positiva para que éste quiera repetir una segunda ocasión. Prepararemos el espacio e invitaremos a nuestro perro a venir y a relajarse junto a nosotros.

 

 

 

 

Haz que se acomode y empieza a crear un contacto físico con él: puedes tocarle con las manos el lomo, las piernas o las patas. Busca una postura cómoda que puedas compaginar con tu mejor amigo e intenta crear un momento de silencio y de tranquilidad. Procura seguir cierta armonía durante toda la sesión para que el perro se relaje al máximo y consiga sentir los beneficios del Yoga en su cuerpo.

 

 

Crear tu propia rutina de Doga

Aunque podrás encontrar ideas para practicar yoga para perros muy variadas lo cierto es que debes encontrar la que mejor se adapte a ti. Empieza por posturas sencillas que incluyan tímidamente a tu can para que éste las acepte y luego podrás seguir tu rutina con otras de más complejas que le beneficiarán enormemente.

 

Compenetración

No siempre es posible, pero en ocasiones encontramos perros a los que les encanta imitar nuestras posturas. Dependerá del perro y de su interés por el Yoga.

 

 

 

Lo cierto es que una muy buena señal advertir que nuestro can sigue nuestros ejercicios, significa que le aporta beneficios o al menos que disfruta de esta actividad. Sea como sea es una forma maravillosa de pasar el tiempo con nuestra mascota.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: expertoanimal

Artículos relacionados